martes, septiembre 22, 2009

Vuelta al cole

Ya está en marcha. Esta semana es la primera que va en serio, con todas las horas, todos los días completitos. Hay que ir desengrasando los engranajes. Aguantar cinco o seis horas de pie, aprender a decir que no, recordar cada cinco minutos que hay que callarse para enterarse de algo, decir veinte veces por el pasillo "meteos en el aula", hablar durante cincuenta minutos, no esperar respuestas del auditorio de las 8.30 a las 9.20, porque aún están durmiendo (o dormidos), preparar clases, corregir ejercicios ilegibles, poner diez o doce puntos en una redacción de seis o siete líneas, recordar que no importa si usas boli rojo o boli azul, pedir que se sienten bien para que no tengan una escoliosis, amenazar con el castigo de recreo....En fin, todo eso que es la rutina y que, en los primeros días resulta tediosa y agotadora.
Es lo que peor se me da. Poner cara de perro al principio. Mantener una distancia amenazante y a la vez ser correcta, mesurada, templada, cordial...No perder los nervios cuando una chiquilla se sienta en el suelo, completamente espatarrada para sacar sus libros de la mochila, mientras otro se levanta a sacar punta al rincón, aquel cambia cuatro veces de pierna sobre la que se sienta porque se le ha dormido, y el de turno dice "me han chingado el estuche".
Si alguien pronuncia esas terribles palabras "me han chingado el loquesea" se produce la hecatombe. A todo el mundo le han chingado algo, un boli rosa, un borra, el estuche, el cuaderno de mates, el archivador, el bocadillo...Profe lo tenía aquí y ya no está (¿habrá un agujero espacio-tiempo en la clase?).
Veintidós chiquillos de once o doce años juran y perjuran que han visto a una profe guardar sus diccionarios en el armario el viernes. Abro el armario y no están. Veintidós chiquillos ponen cara de estar viendo el armario donde se escondía Narnia. Tras unas terribles pesquisas que incluyen a la jefa de estudios, al tutor, y un cartel en la sala de profesores, los diccionarios aparecen en un cajón de la mesa.... Estos pequeños son auténticamente surrealistas. A veces creo que piensan que el mundo es Hogwarts y ellos son pequeños Harry Potters que dejarán de ser muggles en cuanto la puerta del aula se abra y entre Hagrid a liberarlos. Aún conservan esa inocencia infantil. Qué pena que poco a poco se la vayamos quitando para hacerles adultos aburridos y con poca tendencia a la sorpresa.
Así que me dedicaré a adultecerles un poquito cada día y esperaré que, cuando la puerta de la clase se abra en medio de una de mis aburridas explicaciones sobre el aparato fonador o cómo se organiza un diccionario, Hagrid no se enfade demasiado conmigo. Tal vez me deje ver uno de sus dragones.

6 comentarios:

JLin™ dijo...

Ojito con los agujeros espacio-temporales que son malísimos. Si acaso alguno se te pone pesado, siempre puedes echarlo discretamente al agujero junto con el boli o el borra de turno.

Pd.- No los adultezcas demasiado, que hay que enseñarles a conservar sin vergüenza esa inocencia infantil.

Iconos dijo...

Ánimo, profe: según te conozcan tal y como eres se enamorarán -educativamente hablando- de tí. Por cierto, qué tal va la autoridad del profesorado? De este debate tenemos que hablar laaaargamente.
Un beso.

Anónimo dijo...

Si aparece Hagrid no olvides que soy tu hermana favorita...Suerte!!!!!

La Flacuchenta.

Raquel dijo...

Desde que soy autoridad pública me siento....igual. Pido a los políticos que dejen de decir gilipolleces y se pongan de verdad a trabajar con la educación, hombre ya.

Iconos dijo...

Ahí te he visto, profe. La autoridad, como el respeto, no se imponen. Se ganan. Creo que padres, profesores, todos, tenemos que abordar seriamente la calidad, las necesidades y lo que queremos que nuestros hijos aprendan en la escuela. No hablo únicamente de materias como la lengua, las matemáticas o el inglés. Pero no! Mejor perdemos el tiempo con las tarimas. Absurdo totalmente. Tengo un rebote!! Por no hablar del mochuelo que os endosan bajo la etiqueta de autoridad...

Guille Posh dijo...

En el tiempo que he tardado en leer esta entrada puede decir que he vuelto a mi infancia, he vuelto al colegio, he vuelto recordar anécdotas,... Una gran etapa de mi vida, pero ahora vienen otras ¿mejores? quizás.

Un saludo.